Declaración de Doctrina | Statement of Beliefs

Nuestro trabajo | Our work >> Programa Pastoral (IMBIRO) | Pastoral Program >> Declaración de Doctrina | Statement of Beliefs

a)    Las Escrituras:

Creemos que las escrituras tanto  del  Antiguo como  del Nuevo Testamento son la Palabra del  Dios viviente, completa y verbalmente inspiradas por Dios  y sin error en sus 66 libros, en los manuscritos originales. Son también de autoridad suprema y final en todo  asunto   de vida, fe y moral. Su interpretación  debe hacerse literal, histórica y gramaticalmente. II Ti. 3:16-17; II P. 1:19-21; 3:15-16; Jn. 5:39; II  Ti.4:1-5; Dt. 4:2; Ap 22:18-19; He. 1:1-2

b)    Dios:

Creemos que hay  un  solo   y verdadero  Dios que existe eternamente   en tres personas: El  padre, el  Hijo y el Espíritu Santo. Cada una  de estas tres posee  la misma naturaleza y los mismos atributos y perfecciones de la Deidad.  Dt. 6:4; I Co.8:6;  I Ti. 1:17; 2:5; Mt. 28:19; Jn 14:18-23; 15:26, II  Co. 13:14; Jud.  20-21.

c)     Dios el Hijo:

Creemos que el Señor Jesucristo es la encamación del único Dios.  Que  en cuanto a su humanidad fue engendrado  por el  Espíritu Santo  y concebido en  la virgen  María. Que Él es verdadero Dios y verdadero Hombre, santo  e impecable. Fil. 2:5-11; Col. 2:9; I Ti. 3:16; Tit. 2: 11-14; He. 1:1-4; 4:15;  I  Jn.  5:20;  Is. 7:14; 9:6; Mi. 5:2; Gá. 4:4; Lc. 1:26-35;  Mt. 1:18-20; Jn 1:1-18; 8:58; 10: 30; 14:1-14.

d)    La obra de Cristo:

Creemos  que la muerte  de Cristo en la cruz fue un sacrificio vicario y expiatorio.  Con base en el  derramamiento de su sangre, su resurrección corporal y su ascensión a  la diestra del Padre, provee salvación para todos, pero  ésta es eficaz en los que creen. Que  ahora está en el  cielo como intercesor   y abogado a favor de los creyentes. I Co. 15:3-5; He 2:17-18; 7: 22-28 ; I P. 3:18;  Jn 3:16-17; Ro. 3:21-26; 5:6-8 ; 8;8:34; I Ti. 2: 5-6; Ti. 2:5-6; Tit. 3: 4-7; Ef.1:5-7; I Ti. 4:10; I Jn. 2:1-2; Hch. 4: 12; 16:30-31; Gá. 2:21.

e)    La segunda Venida  de Cristo:                                                                                                   

Creemos que el Señor Jesucristo vendrá  por segunda vez en forma inminente, personal y visible en las nubes para llevar a su iglesia  antes de la tribulación, y después vendrá a esta tierra en la gloria de su Padre para establecer su reino milenial.  Jn.14:1-3; Hch 1:11; I Ts. 4:13-17; Ap.3:10; II P. 3: 1-14; Mt 24:27-31; 36-41; 25: 31-46; Dn. 2.44; Stg.5:7-8; Ap.11:15; 19:11-16.

f)     Dios el Espíritu Santo:        

Creemos en la personalidad y deidad del Espíritu Santo, quien convence al mundo de pecado, de justicia y de juicio. Él, de una vez y para siempre, regenera a cada creyente, lo bautiza en el cuerpo de Cristo; lo sella, y habita permanentemente en él. El Espíritu Santo da poder para la vida y el servicio de los que cumplen con las demandas bíblicas de sumisión y total dependencia de él. Hech.5:3-4; Jn.16:7-11; Tito.3:5; I Cor.12:13; Efes.1:13; 4:30; Rom.8:9; Gál.5:16.

g)    Dones Espirituales:

Creemos  en los dones del Espíritu Santo, los cuales han sido dados soberanamente para la edificación de la iglesia. Algunos fueron temporales y sirvieron para confirmar el mensaje apostólico y otros son permanentes. Rom.12:4-8; I Cor.12; 13:8; 14; Efes.4:10-16; I Ped.4:10-11; Heb.2:2-4.

h)    El Hombre:

Creemos que el ser humano fue creado a la imagen y semejanza de Dios por un acto directo de él, pero pecó y por lo tanto incurrió en el castigo de la muerte física y espiritual, quedado de esta manera separado de Dios. Todos los seres humanos nacen  con una naturaleza pecaminosa y son responsables de sus pensamientos, palabras y hechos. Gén.1:26; 2:7; 3; Rom.5:12; II Cron.6:36; Ecles. 7:29; Salm.51:3-5; Isa.64:6; Rom.3:9-12; 23; Job.25; Rom.6:23; Gal.5:17-21.

i)      Salvación y Seguridad:

Creemos que toda persona que recibe a Jesucristo como Salvador y Señor por medio de fe, aparte de cualquier obra humana, es justificada ante Dios con base en su sacrificio perfecto. La Salvación recibida es segura desde el momento del arrepentimiento y la conversión. Que la persona es nacida de lo alto y llega a ser hijo de Dios creado en Cristo Jesús para buenas obras. Que todos los redimidos son guardados eternamente por el poder de Dios. Efes.2:8-10; Rom.3:21-28; 5:1; 8:1; Jn.1:12-13; II Cor.5:17; Jn.10:27-29; Rom.8:28-29; I Jn.5:12-13.

j)      La Santificación:

Creemos que cada persona que esta en Cristo es ya santificada, ósea, apartada para Dios, en cuanto a su posición ante él. Dios ha hecho provisión mediante la obra de Cristo, y el ministerio del Espíritu Santo para que el Creyente pueda vencer el pecado, y creer en Santidad. La santificación del creyente no será completa hasta el día de la redención final. I Cor.1:1-2; Gál.5:16; Efes.1:3-4; Rom.6:6; 11-14; I Ped. 1:13-16; I Jn.3:2; I Tes.5:23.

k)    La Resurrección:

Creemos en la resurrección de los muertos, justa e injusta. Los justos para bendición eterna y los injustos para perdición eterna. Los que mueren en Cristo pasan inmediatamente a la presencia del Señor, y sus cuerpos serán levantados en el día de la resurrección. Los que mueren sin Cristo, pasan al Hades donde esperan la resurrección y juicio final. Jn 5:28-29: Ecles.12:7; Dan.12:2; I Cor.15:51-58; II Cor.5:1-9; Filp.1:23; I Tes. 4:13-16; Apoc.20:11-15.

l)      Los Angeles:

Creemos en la existencia y personalidad de los seres angelicales: Los ángeles no caídos y caídos. Los ángeles no caídos sirven a Dios en el cumplimiento de sus propósitos. Los ángeles caídos y Satanás se oponen a Dios. Fueron vencidos por Cristo en la cruz y tendrán su fin en el lago de fuego. Heb.1:5-7; 14; Apoc.12:7-9: Efes.6:12; Col.2:15; Mat.25:41; Apoc.19:20; 20:10.

m)   El Infierno:

Creemos en la existencia de un lugar de tormento, al cual irán: Satanás, sus demonios, y todos aquellos que rechazan la Salvación ofrecida en el mensaje del evangelio. Mat. 25:41; Apoc.19:20; 20:10; 15.

n)    La Iglesia:

Creemos que Dios se revelo progresivamente en la historia humana y ha estado formando un pueblo para sí. La iglesia local y universal se inicio en el día del Pentecostés y representa el propósito especial de Dios durante la presente edad de gracia. La forman los creyentes en Cristo desde el Pentecostés, hasta el arrebatamiento. Cristo instituyo para la iglesia las ordenanzas del bautismo por agua y la cena del Señor. Y le dejo como responsabilidad especial el compartir el mensaje evangélico al mundo. Mat.28:19-20; Jn.14:1-3; Hech.1:6-11; 2; 11:15-16; I Cor.11:23-25; 12:13; Efes.1:22-23; I Tes.4:13-18.

o)    El Poder Civil:

Creemos que Dios estableció la autoridad civil después de la caída del hombre, para controlar la violencia y regular las responsabilidades sociales de los hombres entre sí. El cristiano debe respetar al gobierno y obedecer las leyes en todo lo que no contradiga las enseñanzas de las Sagradas Escrituras. Todo gobierno es imperfecto, pero la esperanza del hombre es un gobierno perfecto, el cual Cristo establecerá en su reino milenial. Gén.9:5-6; Rom.13:1-7; Mat.22:21; I Ped.2:13-17; I Tim.2:1-4; Hech.4:19; Isa.2:1-4; 9:6-7; 11:1-10.

Anuncios
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close